fbpx

La Alianza de la región Bajío-Centro-Occidente

El análisis del Dr. Pedro Gutiérrez Romo

Presidente de Consejo Coordinador Empresarial Aguascalientes

El pasado 8 de mayo se dio a conocer una noticia que nos lleva a diversas reflexiones y que por sí misma representa un hecho histórico en la vida política y
económica de la Nación, hablo del Acuerdo signado por los gobernadores de los
Estados de Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro, San Luis Potosí y de reciente
integración Jalisco, el cual da vida a la Alianza Región Bajío-Centro-Occidente.
La presente suma de voluntades, demuestra que en nuestro país existen
propuestas positivas de unión y que mediante un plan de trabajo transversal se
busca el desarrollo regional integral y de largo plazo; intrínsecamente se ve
reflejada la visión de estado de los Titulares de los Poderes Ejecutivos de las
entidades referidas.
De igual manera, se puede percibir que la Alianza, contribuirá al logro de las
metas que en materia de crecimiento económico, se ha planteado el Gobierno de
la República; estamos ante un paradigma nuevo de colaboración entre los
estados, y de su relación con el centro.
Una de las principales fortalezas que tiene la Región es el de representar a 20.5
millones de personas y de aportar al PIB 90 mil millones de dólares, además de
significar el principal polo de atracción de la inversión nacional y extranjera y de
ser la zona de referencia en torno al crecimiento de la industria automotriz y
aeronáutica en México.
Razones por demás fundamentales para tomar en consideración y de llamar la
atención sobre el seguimiento que la Alianza pueda registrar en los meses y años
venideros.
Con la Alianza los gobernantes de los 5 estados participantes, buscan lograr un
crecimiento económico con calidad, disminuir significativamente la pobreza en la
región, ser un referente del desarrollo humano, alcanzar los mayores niveles de
competitividad en el país; consolidar un modelo de desarrollo sustentable, el
estímulo de la movilidad regional, fomentar la participación ciudadana en la
solución de los problemas públicos, y uno de los objetivos que más nos llama la
atención, es el de elevar las medidas de seguridad.

Nos encontramos ante un compromiso serio, ante una forma innovadora de hacer
política, de generar condiciones de crecimiento económico en beneficio de la
población de la Región Bajío-Centro-Occidente y de impacto en los indicadores
nacionales.
Es plausible que quienes tienen la responsabilidad de gobernar tomen acuerdos
de tal envergadura, pero solamente es el comienzo, ahora es menester de ellos,

conjunto con la sociedad civil, los empresarios, las universidades, los sindicatos y
todos los agentes involucrados en el desarrollo de la región, el ser garantes y
vigilantes de que la Alianza opere y dé frutos.
Con una propuesta de vanguardia, se pone en el escenario internacional a la
Región Bajío-Centro-Occidente de México, ya que existen las condiciones de
competitividad idóneas para insertarse en el concierto económico mundial del siglo
XXI; dicho supuesto se consigna en la Alianza para el Desarrollo Regional,
acuerdo de largo plazo histórico.
La Alianza no busca en ningún momento independizar a la región de lo que
pase en el resto del país. Por el contrario, promueve que a través de las
necesidades regionales es más viable generar políticas públicas estratégicas
que impulsen el desarrollo de las entidades que conforman una zona
determinada.
Es por ello que este modelo puede marcar la pauta para el desarrollo que se
genere en todo el país con el apoyo del gobierno federal, este proyecto
involucra voluntad política y sinergia con la sociedad civil, pues los sectores
empresarial, industrial, académico y gubernamental son fundamentales para el
logro de las propuestas.

Deja un comentario

× ¿Cómo puedo ayudarte?